728x90_Home_Active Campaign ]]> - - - -

últimas notícias

Revista Hola: A ilha da Madeira vale por si uma escapada

A revista espanhola Hola publicou recentemente uma reportagem acerca da Madeira, que reproduzimos na íntegra:

Hace tres años la capital de esta elegantísima islita atlántica entraba en el Libro Guinness de los Récords tras exhibir la última noche el mayor espectáculo pirotécnico del mundo. Los fuegos artificiales sobre Funchal, su capital, constituyen actualmente un exceso de tal magnitud, que son ya más de una decena los cruceros que cada año programan sus rutas para poder coincidir con ellos.


En la Nochevieja de 2006 diecisiete toneladas de fuegos artificiales estallaban sobre el cielo de Funchal. Lanzados durante casi diez minutos desde una treintena de puntos diferentes, e incluso desde un puñado de plataformas sobre el mar, la capital de Madeira, una islita portuguesa plantada bien lejos, en mitad del Atlántico, se ganaba con su exhibición de luz y sonido el ingreso en el Libro Guinness de los Récords, amén del aplauso de locales y visitantes, y de los pasajeros de los ocho cruceros que vivieron el espectáculo desde el mar.

Como el resto de la isla, Funchal es una localidad tremendamente escarpada, aunque en ella la disposición de las colinas por las que se descuelgan sus caseríos le confiere un aire de escenario perfecto para una puesta en escena de este tipo: una especie de anfiteatro natural dispuesto sobre la bahía que hace posible que sus fuegos logren verse desde casi cada rincón.

Si gracias a su dulcísimo clima subtropical las Navidades han sido siempre una época de plena ocupación en Madeira, desde que los fuegos con los que sus vecinos despiden el año han adquirido fama mundial, las reservas para Nochevieja en los hoteles y restaurantes de la capital llegan a hacerse incluso de un año para otro. Sobre todo si tienen vistas a la bahía. El privilegio de recibir el nuevo año ante estas explosiones de luz que se elevan hasta seis kilómetros por encima del cielo lo vale. Y es que hay pocas cosas artificiales que lleguen a emocionar tanto como un buen espectáculo pirotécnico.

Aunque la isla, al margen de sus fuegos de Fin de Año, bien vale por sí misma la escapada. Sus dramáticos paisajes de sierras y acantilados entre las brumas del Atlántico y su sabor al tiempo tan sosegado y portugués; las proteas, orquídeas, aves del paraíso y demás flores tropicales que presiden sus jardines y mercados, y la elegancia de los hotelitos y quintas con los que Madeira se ha orientado al turismo de calidad hacen de la isla un escondite irresistible para quienes busquen unos días de buen clima sin necesidad de viajar muy lejos, de caminatas por una naturaleza de impresión, o de simple y puro relax en un entorno aristocrático.
Dados práticos
Cómo llegar
Tap Portugal vuela a Madeira, vía Oporto o Lisboa, desde unos 300 €. Viajes organizados, con mayoristas como Portugal Tours (en agencias de viajes), proponen para Fin de Año de 2010 un paquete por 2.500 € que incluye los vuelos desde varias ciudades españolas, traslados y siete noches en el exclusivo hotel Choupana Hills –con unas vistas de impresión sobre la bahía–, incluida la cena de gala y la fiesta de Nochevieja, así como una sesión de masaje y tratamiento en su spa.

Desde dónde ver los fuegos
Son cerca de una decena los grandes barcos de cruceros que en los últimos años han hecho coincidir sus itinerarios para recalar la última noche del año en Funchal y asistir al gran espectáculo de fuegos artificiales. También esa noche numerosos barcos (como los de www.madeirawindbirds.com, 125 € por persona) ofrecen excursiones por la bahía para ver los fuegos desde el mar con una copa de champán en la mano. Los restaurantes con vistas están también especialmente cotizados esa noche. Algunos puntos estratégicos: las terrazas de hotelitos y restaurantes con encanto como Quintinha de São João, Quinta Bela Vista, Quinta das Vistas, Quinta do Monte o el lujoso Choupana Hills, quizá una de las mejores atalayas desde las que observar el espectáculo de los fuegos de Fin de Año.

Dónde dormir
Además de en los hoteles reseñados en el apartado anterior, en el mítico Reid’s Palace, el más emblemático hotel de lujo de la isla, en el que pernoctaran en su día Winston Churchill o George Bernard Shaw, o en la Quinta da Casa Branca, un espacio de diseño totalmente acristalado que deja colarse en el interior el esplendor de los jardines que la envuelven. Más alojamientos con encanto por toda la isla, en www.quintas-madeira.com.

Gastronomía
Como en todo Portugal, en Madeira se come deliciosamente. Fantásticos pescados y mariscos frescos, y las típicas espetadas o brochetas de la isla, de ternera asada a la brasa en ramas de laurel. Para saborear la mejor gastronomía, el restaurante de Casa Velha do Palheiro, un pabellón de caza de principios del XIX reconvertido en hotel con el prestigioso sello de Relais & Châteaux, es una garantía absoluta, al igual el Quinta Palmeira, uno de los restaurantes más elegantes y reputados de Funchal.

Más información
Turismo de Madeira y Turismo de Portugal.

No dejes de…
Buscar el mercado dhttp://www.allmadeira.com/wp-content/uploads/2011/06/hola-madeira-1.jpgwp-admin/post-new.phpe flores callejeando por el coqueto casco viejo de Funchal; ascender en el funicular para disfrutar las vistas y vivir un descenso vertiginoso por sus cuestas a bordo de los tradicionales carreiros; emprender una caminata por los mil y un senderos o levadas del interior de la isla, o llegar hasta las triangulares casas de paja conduciendo por las estrechas carreteritas del norte, pegadas a los acantilados.

in Hola

Sem comentários